Archivo del sitio

Como romper el corazon de un elefante


Romper el corazón de un elefante, es romper el espíritu a un animal por demás noble, es humillarlo, obligarlo a convertirse en un bufón lleno de miedo, hambre y sed. O´Biren al escribir este relato, nos deja anclado en el pensamiento, que el “fruto” de tanta crueldad hacia los elefantes se traduce en ROMPERLES EL ESPIRITU: “Romper el espíritu es un crimen espiritual. La expiación entonces, presumiblemente ha de ser también espiritual. Habrá un castigo y la responsabilidad de este crimen será compartida entre los perpetradores de la captura y los domadores del animal, y también por aquellos que los ayudan y los inducen, zoológicos, dueños de circos y accionistas y todos aquellos que promueven o impulsan la exhibición del “artículo terminado” -y esto incluye a aquellos que pagan por ver a los animales actores-“.
Lee el resto de esta entrada

Dinamarca: Brutal, dantesca y sangrienta masacre


Aunque parezca mentira aún hoy en día se sigue realizando cada año esta brutal, dantesca, sangrienta masacre en las islas Feroe, que pertenecen a Dinamarca.

Un país supuestamente “civilizado” y que pertenece a la Unión Europea. Para muchos es desconocido este atentado a la vida, a la sensibilidad, a todo.

En esta masacre sanguinaria participan los mozos para `demostrar` que entran en la edad adulta (¡!) es absolutamente increíble que no se haga nada para evitar esta barbarie que se comete contra los calderones, un delfin inteligentísimo que tiene la particularidad de acercarse a las personas por pura curiosidad.

Fuente & Mas imagenes

Crueldad animal: es esto arte??!!

En el año 2007, Guillermo Vargas Habacuc, un ‘supuesto artista’, cogió a un perro abandonado de la calle, lo ató a una cuerda cortísima en la pared de una galería de arte y lo dejó allí para que muriera lentamente de hambre y sed:

Durante varios días, tanto el autor de semejante crueldad como los visitantes de la galería de arte presenciaron impasibles la agonía del pobre animal:

Hasta que finalmente murió de inanición, seguramente tras haber pasado por un doloroso, absurdo e incomprensible calvario.

Pues eso no es todo: la prestigiosa Bienal Centroamericana de Arte decidió, incomprensiblemente, que la salvajada que acababa de cometer este sujeto era arte, y de este modo tan incomprensible Guillermo Vargas Habacuc ha sido invitado a repetir su cruel acción en dicha Bienal en 2008.

Firma aquí: http://www.petitiononline.com/13031953/petition.html (no hay que pagar, ni registrarse, ni nada peligroso, y merece la pena) para enviar una petición y que este hombre no sea felicitado ni llamado ‘artista’ por tan cruel acto, por semejante insensibilidad y disfrute con el dolor ajeno.

Bien podemos dedicar un poco de ese tiempo a intentar evitar que otro animal inocente sufra la crueldad de este, y otros, sádico y repugnante ‘ser humano’.