Marihuana Vs. Alcohol


Para empezar el alcohol es un etanol (líquido corrosivo altamente flamable) el cual en la industria se usa como solvente o como combustible. El alcohol causa daños en el tejido del organismo mientras que el THC (siglas para la sustancia activa mas importante de la marihuana “Δ9-tetrahydrocannabinol”) no solo no los daña, si no, también estimula a regenerarse mas rápidamente.

El alcohol es un residuo de una reacción química llamada fermentación, se requiere de todo un proceso para obtenerlo. La marihuana, en cambio, es 100% natural no se requiere de ningún proceso químico para obtenerla.

La marihuana encierra entre sus hojas una cultura milenaria, años de consumo en el medio oriente, América latina y Europa. En monasterios del medio oriente el consumo de la marihuana es respetado y alabado, de hecho el Dalai Lama (líder espiritual de la iglesia tibetana) consume Cannabis para encontrar sabiduría. En la iglesia Rastafari, el consumo de marihuana es habitual entre los miembros de esta, haciendo referencia a esta como: planta de la sabiduría; la cual respetan como parte de la creación divina. El alcohol, por el contrario, siempre ha sido parte de una cultura deshumanizada, lejos de armonizar, destruye, el alcohol no deja ninguna experiencia de sabiduría simplemente altera el estado físico y emocional.

Además el alcohol demanda energía para su neutralización en el organismo, la que deja de ser utilizada en la oxidación y eliminación de las grasas, por lo que estas se acumulan en las arterias y órganos como el hígado. En este proceso de neutralización, consume prácticamente todas las vitaminas disponibles (sobre todo las relacionadas con el complejo B) y, por otra parte produce trastornos digestivos que disminuyen el aprovechamiento de las vitaminas ingeridas en la alimentación normal. Tiene, igualmente, una acción reductora del apetito, lo que conduce a la desnutrición.

Recordemos que el alcohol actúa como disolvente de las sustancias predisponentes al cáncer (carcinógenas), lo que facilita que estas circulen por todo el organismo. Y, muy importante, se transforma en acetaldehído, más tóxico que el propio alcohol.

La marihuana como ya lo mencione, ayuda a regenerar las células de nuestro cuerpo ya que estimula el sistema nervioso central, tiene efectos somníferos, que ayudan a conciliar el sueño cuando se tiene insomnio, estimula el sistema digestivo haciendo que los pacientes de sida tengan mayor apetito y mejor humor, ayuda increíblemente a los pacientes de cáncer (en ocasiones el consumo de cannabis es factor fundamental en la recuperación del paciente)

nota: la marihuana puede atraer problemas cardíacos y mentales a personas que son propensas a estas. [osea que solo si hay antecedentes en el historial medico del consumidor o su carga genética es propensa a esos problemas (menos del 10% de la población)]

Anuncios

Publicado el 29 noviembre, 2008 en Documentales, Estados de la mente, Ganja, Pachamama y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: