Leche de Cañamo – Desayuno de campeones


hempmilk_opt
Las góndolas de algunas tiendas estadounidenses exponen de un tiempo a esta parte un nuevo producto alimenticio. Se trata de “Hempmilk”, o “leche de marihuana”, bebida elaborada en base a semillas de Cannabis sativa.

El novedoso producto es elaborado en Canadá, con semillas de Cannabis producidas en el país, a pesar de estar ubicado en una latitud no demasiado propicia para el cultivo de la planta.

Estados Unidos, que históricamente presionara a su vecino del norte para criminalizar el cultivo del Cannabis, es el destinatario del 59% de la bebida. En EEUU el litro de leche de marihuana cuesta unos 5 dólares. Una botella de medio litro de aceite de semillas cuesta 15 dólares, y las barritas energizantes elaboradas con el mismo vegetal cuestan U$S 2.30. El cultivo comercial de marihuana en Canadá se retomó en 1998, tras 60 años de prohibición.

“Hemp Milk ha sido tan bien recibido como la leche de soja. Los padres me dicen que la versión en sabor vainilla es perfecta para los niños” dijo Marcus Amies, gerente de la tienda de alimentos naturistas Jimbo’s de San Diego a Mauricio Horta, corresponsal del periódico brasileño Folha.

El nuevo producto es una leche vegetal orgánica con leve sabor a nueces y rica en aminoácidos esenciales y omega 3 y 6. Dichas características la hacen muy atractiva para todos los mercados de productos orgánicos, a no ser por el hecho de que su elaboración a basa de Cannabis Sativa puede dificultar su distribución.

El artículo publicado en el periódico paulista recaba la opinión de diversas autoridades del campo de la nutrición y la psicofarmacología. El informe aclara que las semillas de marihuana, y que no hay riesgo de padecer efectos psicotrópicos por consumir la leche elaborada a partir de las mismas. Este hecho se explica porque en las semillas de la planta no hay casi vestigios de THC el elemento psicoactivo de la marihuana. Se destacan asimismo las valiosas propiedades alimenticias del aceite obtenido de esas mismas semillas, aceite que tampoco produciría ninguno de los efectos asociados con el uso de la planta como estupefaciente.

En cuanto al futuro de la explotación y exportación de los alimentos elaborados a partir de Cannabis, los productores son cautelosos, afirmando que el negocio aún es algo menor.

La Alianza Comercial Canadiense de Cáñamo detalla que el mercado de cualquier nueva variedad agrícola tarda entre 15 y 20 años en desarrollarse, mientras que el cultivo legal de Cannabis sativa apenas lleva una década.

Sin embargo, la estadísticas de exportación del país boreal revelan que las cifras aumentan. En 2006 se exportaron semillas de marihuana por un valor de 1.3 millones de dólares, mientras que al año siguiente las ventas alcanzaban los 2.1 millones.

About these ads

Publicado el 9 mayo, 2009 en Estados de la mente, Ganja, Pachamama. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 746 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: